Se puede revertir la despoblación con estrategias efectivas como la de la Red SSPA

Se puede revertir la despoblación con estrategias efectivas como la de la Red SSPA

Ahora que la despoblación es considerada un gran problema de Estado y todo el mundo está de acuerdo en que hay que actuar urgentemente, y se habla constantemente de cómo afrontarlo, es bueno mirar los planteamientos de entidades como la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa que lleva años trabajando y conociendo como en otros lugares lo han conseguido con éxito y aporta ideas concretas sobre por dónde empezar a trabajar para conseguir resultados.

España está de nuevo en periodo de precampaña y los partidos volverán a realizar propuestas para afrontar el gran problema de la despoblación, pero sabemos que es un reto de gran envergadura que necesita una estrategia completa y a largo plazo para que de verdad pueda ser efectiva. El gran desequilibrio y la falta de oportunidades que sufren varias provincias, algunas de ellas en situación crítica, hace que España sea el país de Europa donde este problema está más extendido, y por ello es necesario que las acciones sean coordinadas, efectivas y planteadas a largo plazo.

El Lobby de la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur Europa nace con el objetivo fundamental de impulsar políticas y medidas específicas que contribuyan a hacer frente a este gran desafío desafíos estructural, y lleva años trabajando de forma seria y cercana a la realidad de estos territorios despoblados planteando a las administraciones y agentes sociales como afrontar este gran reto de una forma efectiva. Para ello lo mejor también es aprender de los países que lo han conseguido con éxito, como Escocia y otros países escandinavos, y la SSPA lo ha hecho y ha extraído lo que se puede aplicar en España.

Desde la SSPA se elaboró un documento con una estrategia global que se ha presentado en la Unión Europea, al Gobierno de España y a varias Comunidades Autónomas. En este documento se afronta el reto de una forma global e integral, analizando que la despoblación es solo el síntoma de una crisis estructural más profunda en los territorios que la sufren, y se plantean unas líneas estratégicas que comienzan con una reformulación de las actuales políticas de reequilibrio y cohesión territorial, la definición del concepto de zonas despobladas destacando donde la situación es grave y permanente para actuar de una manera más efectiva, poniendo en valor la importancia de que haya una distribución de fondos económicos con criterios concretos para conseguir los objetivos, y una acción política decidida con la revitalización e impulso de la aplicación de la Ley 45/07 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural adaptándola a la situación actual.

En el gran éxito de las Altas Tierras e Islas de Escocia ha sido clave la figura de una agencia de desarrollo territorial especializada en el desarrollo de las áreas demográficas y económicamente más frágiles que cumple la función de administrar, planificar, ejecutar y monitorizar las estrategias y acciones, con una visión a largo plazo e integral. Por ello se plantea la creación de una entidad (o entidades) similar en España y cercana al problema, que coordine a todos los actores implicados y haga posible que todo el trabajo y medidas consigan ser efectivas.

La crisis que sufren las zonas más despobladas del país es, en buena medida debida a la carencia de infraestructuras y telecomunicaciones fiables y de calidad, porque sin ellas se considera que no se puede impulsar el desarrollo económico y el bienestar humano. Esta es una de las razones principales que hacen que estos territorios no tengan igualdad de oportunidades a la hora de generar desarrollo económico y crear empleos con empresas, además de provocar problemas de accesibilidad a los servicios básicos a la población.

Desde la Red SSPA consideran fundamental para que estos territorios sean capaces de mantener y atraer población, generar actividades económicas diversificadas, con empresas dinámicas capaces de innovar y de adaptarse con éxito a las exigencias del mercado global. Y para ello plantean que es necesaria una política económica y legislativa que reconozca las particularidades del medio rural. Se propone reducir las cargas administrativas necesarias para facilitar el desarrollo de iniciativas económicas y empresariales, una Fiscalidad diferenciada, incentivos económicos a la contratación, una reforma del sector agrario y fomentar la economía social entre otras.
Además, para atraer habitantes al medio rural español creen que es necesario que la población perciba que vivir en un pueblo no implica automáticamente tener que renunciar a unos servicios educativos, sanitarios o sociales suficientes y de calidad. Para ello hay que garantizar fondos económicos suficientes destinados al gasto social en el medio rural, impulsar como viene haciéndose en otras zonas despobladas del norte de Europa el I+D+I en materia de servicios, y generar incentivos profesionales para las plazas ofertadas en el medio rural por el sistema público.

También tiene en cuenta, como algo muy importante, trabajar para cambiar la imagen de la realidad del medio rural, así como fomentar el empoderamiento y la autoestima de las poblaciones rurales con la participación de la población en los procesos decisionales. Además, en el documento se subraya la importancia de trasmitir de manera positiva las ventajas y oportunidades que ofrecen los territorios despoblados.