La Confederación de Empresarios de Cuenca (CEOE CEPYME Cuenca), la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES) y la Confederación de Empresarios de Teruel (CEOE Teruel) han defendido la situación de las tres provincias para lograr un tratamiento diferenciado para Cuenca, Soria y Teruel con base en su escasa densidad de población, al igual que lo disfrutan los territorios muy poco poblados de Noruega, Finlandia y Suecia.

Soria, Cuenca, Teruel 1 de octubre de 2020. Las tres organizaciones empresariales de Cuenca, Soria y Teruel, fundadoras la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (Red SSPA) han presentado alegaciones a la Comisión Europea para que las empresas de estas tres provincias puedan ser receptoras de ayudas de funcionamiento, que les permitan revertir su grave situación demográfica y las consecuencias que ello tiene a nivel económico y social.

Concretamente en el período estimado, que concluía el 30 de septiembre, se han hecho llegar a este organismo europeo una serie de datos económicos y demográficos con el fin de que se tome en consideración la grave despoblación de estas zonas poco pobladas de la misma forma que se considera las zonas muy poco pobladas del norte de Europa.

En 2017 la Comisión Europea creó la categoría de zonas muy poco pobladas e incluyó en la misma exclusivamente a las regiones nórdicas europeas. A su vez creó otra categoría de zonas poco pobladas en la que se incluyó a Soria, Cuenca y Teruel, lo que supuso que estas tres provincias quedaran apartadas de la posibilidad de obtener ayudas de estado, y en concreto ayudas de funcionamiento, dirigidas a compensar los sobrecostes empresariales derivados de la desventaja grave y permanente que es la despoblación, y que afecta a empresas y autónomos de estos territorios.

Con las alegaciones presentadas en el día de ayer, las tres organizaciones empresariales han mostrado la realidad demográfica, económica y social de las tres provincias, concluyendo que es muy similar a la de los territorios nórdicos, solicitando a su vez que las mismas tengan idéntico tratamiento a las zonas despobladas del norte de Europa, en cuanto a ayudas de funcionamiento.

Exposición

Una vez presentadas estas alegaciones, se ha informado de este trabajo por parte del secretario general de CEOE CEPYME Cuenca, Ángel Mayordomo, el secretario general de CEOE Teruel, Sergio Calvo, y de la directora general de FOES, María Ángeles Fernández, quienes detallaron los aspectos que convierten a estas tres provincias en merecedoras de ayudas de estado por sus circunstancias demográficas, económicas y sociales.

Ángel Mayordomo recordó que las patronales llevan varios años trabajando en una fiscalidad diferenciada y detalló el papel de estas ayudas de finalidad regional, que van dirigidas a apoyar al desarrollo de zonas desfavorecidas de la Unión Europea, garantizando la igualdad de condiciones entre estados miembros y a mejorar el desarrollo regional. El secretario general de CEOE CEPYME Cuenca apuntó que “Cuenca, Soria y Teruel tienen desventajas muy claras, factores que han provocado la despoblación que sufrimos y por este motivo con las ayudas de estado que pedimos en estas alegaciones, podremos salvar el tejido productivo, o lo que es lo mismo, empresas, empleo y población”.

Mayordomo quiso poner en valor el trabajo e implicación de los Gobiernos Regionales que también han presentado sus propias alegaciones y que son aliados y están plenamente comprometidos en la consecución de esta reducción de costes laborales.

Por su parte, María Ángeles Fernández incidió en que no hay motivos para que la Comisión Europa haya establecido el criterio de separar zonas poco pobladas de zonas muy poco pobladas, como demuestran los datos de estas provincias y como se pone de manifiesto en las alegaciones. La directora general de FOES anunció que “se ha hecho un concienzudo diagnóstico que pone el foco en los elementos que caracterizan la evolución demográfica y económica de Cuenca, Soria y Teruel y dejan ver importantes similitudes con los territorios del norte de Europa y por lo tanto argumentos suficientes para que las provincias escasamente pobladas de sur de Europa, tengan un tratamiento similar a las despobladas del norte de Europa”.

Adelantó María Ángeles Fernández que “éste es el momento de actualizar la normativa de elegibilidad a nivel europeo, de definir los ámbitos de discriminación positiva y lograr la equiparación de Soria, Cuenca y Teruel con las zonas despobladas del norte de Europa. Incidió en que estas alegaciones son solo una etapa en el camino, y que, tras el reconocimiento por parte de la Unión Europea, la decisión relativa a aplicar estas ayudas corresponderá al Estado español”.

Por último, Sergio Calvo, explicó que el documento de alegaciones presentadas compara a través de datos demográficos y económicos la situación de Cuenca, Soria y Teruel con la situación existentes en partes de Noruega, Suecia y Finlandia, consideradas zonas con muy baja densidad de población. Del mismo modo, el secretario general de CEOE Teruel consideró demostrados los efectos positivos de las ayudas regionales en funcionamiento para las zonas en despoblación, señalando como ejemplo en este sentido el de Noruega.

Sergio Calvo vaticinó que “las regiones con baja densidad de población necesitan políticas apropiadas, como la ayuda operativa regional que tiene efectos positivos sobre el crecimiento de población, los salarios, el empleo y la creación de nuevas empresas”, elementos que pueden revertir la despoblación.

Las tres organizaciones empresariales de estas provincias agradecieron además la implicación y trabajo de los Gobiernos Regionales de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León, quienes se han aliado en esta materia y también han presentado alegaciones ante la Comisión Europea para defender las ayudas de estado para las tres provincias.